Liberar el lastre. Retomar el vuelo.

Santiago, la ciudad humana

Después de 3 días en Santiago de Chile volamos hacia el sur. Las sensaciones en la gran ciudad han sido un poco desilusionantes: gris, sucia, vieja, extremadamente ruidosa. Hemos estado alojados en un apartamento del centro, a cuatro “cuadras” de La Moneda, en el piso 23 de un edificio muy alto rodeado de edificios muy altos. Eso fue lo primero que nos sorprendió. Alrededor de La Moneda todo son edificios oficiales y enseguida torres de 20 o 30 pisos crecen como setas en medio de pequeñas casitas en estado de semiruina, almacenes, solares y chabolas.

Las "magníficas" vistas desde el apartamento

Las “magníficas” vistas desde el apartamento

Pero salir a la calle y pasear por el centro de Santiago es toda una experiencia. El gris y ocre predominante en los maltrechos edificios contrasta con el colorido de la vida que transita entre ellos. Miles de personas arriba y abajo por las principales calles del centro, centenares de paradas de bebidas, carritos de vendedores de mote con huesillos, artesanías, quioscos, zapateros y limpia-zapatos, tiendas de lo mas variopinto cada 5 metros,… la ciudad humana. Muchas fachadas han sido colonizadas por coloridos murales  y en algunas calles la marabunta es tal que los edificios casi parecen gastados por el roce de la gente. Una gente amable y generosa, con ese hablar acaramelado pero nada empalagoso.

Increíbles murales dan color a las paredes ciegas de los edicifios

Increíbles murales dan color a las paredes ciegas de los edicifios

Temáticas y estilos para todos los gustos

Nuestros paseos han sido cortos y con poco objetivo. Ver La Moneda, subir al cerro de Santa Lucía, buscar un parque infantil para las niñas,… Nos ha sorprendido los pocos refugios urbanos que hay en el centro. Centenares de personas  descansan a la sombra de las múltiples palmeras de la Plaza de Armas o asistiendo a improvisados concursos de cuecas, pero no hay una sola zona verde en todo el centro de Santiago a parte del cerro de Santa Lucía, donde las familias pasean y las parejas se tumban en las zonas de césped, pero donde no encontramos zona de juegos para las niñas.

Vistas desde el cerro de Santa Lucía

Vistas desde el cerro de Santa Lucía

Finalmente encontramos por internet el Parque del Bicentenario de la Infancia, un parque urbano en la ladera oeste del Cerro de San Cristóbal, a 3 paradas de metro de donde estábamos alojados. Allí Jana y Bruna disfrutaron con las casitas en los árboles, las estructuras 3D, las esferas de agua, el teleférico que te lleva hasta lo alto del parque y las decenas de toboganes que bajan desde allí.

Esferas de agua

Esferas de agua

Una ladera llenita de toboganes

Una ladera llenita de toboganes

Y cuando has bajado todos los toboganes, un teleférico te vuelve a subir arriba :)

Y cuando has bajado todos los toboganes, un teleférico te vuelve a subir arriba :)

“Más chileno que el mote con huesillos“. Por supuesto nos tomamos nuestro mote a la salud de Myriam, Pau, Ernest y Ferran. Y también visitamos el barrio de Bellavista junto al río, una zona de bares y terrazas plagados de universitarios, para probar el Pastel de Choclo y la Mechada con Agregado en el restaurante Galindo.

Pastel del choclo y papas fritas

Pastel del choclo y papas fritas

También hemos aprovechado la pausa en Santiago para solucionar determinados temas logísticos, como comprobar que no había habido ningún cambio más – hasta el momento – en los vuelos que tenemos contratados o hacernos con una tarjeta SIM de Claro con un bono de datos para tener una línea local y conexión a internet en caso de necesidad.

Nuestra última tarde en Santiago la pasamos acompañados de Juan Ramón, uno de los activistas de Reevo en Chile. Después de tomar algo en el Centro Cultural Gabriela Mistral, nos acompañó hasta el apartamento cruzando el barrio de Lastarria y conocimos brevemente otro Santiago, menos oficial, menos alto pero más cercano, más europeo quizá. Un Santiago al que sí que volveríamos o volveremos, el tiempo verbal está por decidir.

¡Me olvidé de los perros! No solo es una ciudad de personas... Los hay a centenares por todas partes.

¡Me olvidé de los perros! No solo es una ciudad de personas. Imposible no tropezarte con alguno dormitando en cada esquina.

Licencia Creative Commons
"Santiago, la ciudad humana" por Sin piedras en los bolsillos (familia Bosch-Pérez) se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.
Entradas similares

5 comentarios

  1. 19 de diciembre de 2014    

    Uns tobogans als que puges en telefèric? Carai! Quin vertigen!!!!

  2. Maria's Gravatar Maria
    19 de diciembre de 2014    

    Sabeu que el meu tiet Carlos preparava pastel de choclo quan érem petites? A mi no m’agradava gens. Ara que ja m’agrada el blat de moro, li hauré de demanar que ens en prepari un i així compartim sensacions culinàries a milers de quilòmetres de distància.
    El parc dels tobogan sembla molt xulo, no? Com a mínim la J&B fan cara de passar-s’ho bé!

  3. 19 de diciembre de 2014    

    Primera etapa! I ara cap al sud! L’immens sud… Bon viatge!!!

  4. María José Arce's Gravatar María José Arce
    19 de diciembre de 2014    

    A través de una querida conocida Catalana…llegué a esta reseña de mi ciudad! Lamento que sólo hayas tenido la oportunidad de conocer el centro… Santiago tiene sus cosas buenas y sus cosas malas… Pero una de las más maravillosas es la cordillera. Tengo la suerte de vivir en una comuna que queda sobre los cerros y desde el patio de mi casa veo esa hermosa pared de piedra todos los días que tanto extrañé el tiempo que viví en Barcelona. En el centro de la ciudad hay pocos parques… pero en el resto de ella hay muchas áreas verdes, parques grandes, arboles frutales en las calles, etc… Santiago centro quizás no es el mejor lugar para ir con niños,,que pena no haber podido recomendarte antes otras zonas que imagino hubieras disfrutado también de la ciudad. Mucha suerte en el Sur de mi país que es una maravilla,,, cariños María José.

    • 19 de diciembre de 2014    

      Gracias por tu comentario, María José. Estamos seguros que la ciudad tiene mucho más a ofrecer de lo que hemos visto. ¿Podrías recomendarnos una comuna donde alojarnos en nuestra próxima visita, quizá a principios de febrero?

  1. Sin piedras en los bolsillos – Reserva de la Biosfera Cabo de Hornos y Cerro de la Bandera on 6 de enero de 2015 at 22:40
  2. Sin piedras en los bolsillos – Santiago, fe de erratas on 4 de marzo de 2015 at 05:48

Responder a Xose Cancelar respuesta

Últimos escritos

Últimos comentarios

Escuelas amigas

Escola dels Encats
Escuela pública, Barcelona

Escola Fluvià
Escuela pública, Barcelona

Escola La Llacuna del Poblenou
Escuela pública, Barcelona

Escola Proa
Escuela concertada, Barcelona

Escola el Roure
Escuela libre, Mediona, Barcelona

El blog en tu email

Webs amigas

[un espai per]
Rincón especial de Begonya Samit

CRAEV
Centro de Investigación y Asesoramiento de Educación Viva

Escuela con cerebro
Un espacio de documentación y debate sobre Neurodidáctica

Milanta
Materiales creativos para la educación

Nosaltres 4 viatgem
Una de nuestras fuentes de inspiración

Vailets Hacklab
Trabajando para que los niños sea co-creadores de su futuro

Viure en família
Revista bimensual sobre educación y familia