Liberar el lastre. Retomar el vuelo.

Quito, con un pie a cada lado de la línea

Colombia, Brasil, Santo Tomé y Príncipe, Gabón, República del Congo, República Democrática del Congo, Uganda, Kenia, Somalia, Maldivas, Indonesia y Kiribati. Todos estos países comparten un accidente geométrico, más que geográfico. Pero solo uno se llama Ecuador.

La impresionante basílica del Voto Nacional

La impresionante basílica del Voto Nacional, es el templo neogótico más grande de América

Llegamos a Tababela, el nuevo aeropuerto internacional de Quito, montados en el Dragon Khan de Port Aventura. Es curioso como lo que en algunas ocasiones pagas por diversión en otras te hace tan poca gracia. Recuperados de las turbulencias del avión aún nos quedan 25 kilómetros de autobús y 5 dólares de taxi para llegar a nuestro hostal.

Objects in mirror are closer than they appear

Objects in mirror are closer than they appear

Lo primero que nos llama la atención es que la autovía desde el aeropuerto a Quito parece nueva y que ninguno de los coches con los que nos cruzamos cumple con los estándares peruanos: son coches nuevos o en muy buen estado de mantenimiento. Enseguida nos damos cuenta también de que al conductor del autobús se lo comería con papas cualquiera de los conductores de starks que corren el rally Cusco-Valle Sagrado todos los días. Al llegar a la terminal de Río Coca cogemos uno de los múltiples taxis amarillos y verdes perfectamente señalizados, que nos lleva hacia el sur por el centro financiero de la ciudad. Edificios altos, de hormigón y vidrio, torres de oficinas, supermercados, escuelas – en una de ellas incluso se atreven con un “En esta escuela enseñamos sólo la verdad” (sic) -,… Todo parece muy “moderno”, muy occidental, no estamos acostumbrados.

Quizá no con la misma intensidad que en Cusco, pero se pueden encontrar vendedores ambulantes por todas partes, especialmente en la calle Chile

Quizá no con la misma intensidad que en Cusco, pero se pueden encontrar vendedores ambulantes por todas partes, especialmente en la calle Chile

También igual que en el Perú, aquí el trabajo infantil parece estar tolerado

También igual que en el Perú, aquí el trabajo infantil parece estar tolerado

Comer en las cocinerías de los mercados es muy barato... pero hay que atreverse

Comer en las cocinerías de los mercados es muy barato… pero hay que atreverse

Nos alojamos en una casona de 200 años de antigüedad convertida en hostal y bautizada “Hostal Colonial Quito”. Es un hostal para backpackers, donde ni siquiera los volutarios que trabajan en la recepción hablan castellano. Aún así el hostal tiene cierta gracia y está suficientemente bien ubicado, lo que más les gusta a Bruna y Jana son los patitos del jardín, el molinillo de café y las clases de salsa: 1, 2, 3… 5, 6, 7….

Clases de salsa... hay que reconocer que las niñas tienen el estilo de su padre...

Clases de salsa… hay que reconocer que las niñas tienen el estilo de su padre, aunque mucha más gracia

El patito las sigue por todas partes, incluso cuando ellas están disfrutando con el molinillo de café

El patito las sigue por todas partes, incluso cuando ellas están disfrutando con el molinillo de café

Nuestra estancia en Quito es corta, apenas 4 noches, descontando el tiempo de adaptación que ya nos sabemos de memoria, no da para mucho. Pasear por el centro histórico, subir en el TeleferiQo (así, con Q de Quito) hacia el Pichincha o visitar la Mitad del Mundo son nuestros propuestas de salida. La visita al Pichincha resulta ser meteorológicamente imposible: ni un solo día llegamos a ver la cima de la volcán que domina imponente la ciudad desde el oeste, por lo que el TeleferiQo se queda para esa próxima vez de la que tanto hablamos en que visitemos sudamérica.

La colina del Panecillo, coronada con una virgen alada pisoteando un dragón, se eleva como una burbuja sobre el centro de la ciudad. La figura es la escultura de aluminio más grande del mundo

La colina del Panecillo, coronada con una virgen alada pisoteando un dragón, se eleva como una burbuja sobre el centro de la ciudad. La figura es la escultura de aluminio más grande del mundo

La ladera del Pichincha está colonizada, al igual que en Valparaíso, por un colorido rebaño de casas

La ladera del Pichincha está colonizada, al igual que en Valparaíso, por un colorido rebaño de casas

La visita a la ciudad, como acostumbra a pasar, funciona mejor cuando te pierdes. La ruta monumental que recomendaba la guía apenas la seguimos durante media hora antes de coger un “atajo” en una dirección completamente diferente. La calle Junín, llena de galerías, artistas y joyeros nos lleva hasta la Casa de la Danza donde se ofrece un espectáculo en directo gratuíto dentro del Festival Mujeres en Danza. Con más interés que resultados nos apuntamos a la función donde un hombre (???) representa algo parecido a un parto con movimientos espasmódicos, mantras y voces en off. Bruna aguanta 5 minutos y Jana 10, pero a pesar de que no les gusta demasiado se van a pasar días hablando de la forma tan rara de bailar de ese hombre.

La puesta en escena era "llamativa"

La puesta en escena era “llamativa”

Casas modernas de mayor o menor calidad arquitectónica se mezclan con verdaderas casonas coloniales

Casas modernas de mayor o menor calidad arquitectónica se mezclan con verdaderas casonas coloniales

Quito tiene un sistema de transporte público en bicicleta parecido al de Barcelona, aunque menos restrictivo. Aunque aún hay pocas vías habilitadas y casi ninguna exclusiva.

Quito tiene un sistema de transporte público en bicicleta parecido al de Barcelona, aunque menos restrictivo. Aunque aún hay pocas vías habilitadas y casi ninguna exclusiva.

Al día siguiente vamos a la Mitad del Mundo. Con ese nombre tan rimbombante y poco preciso se conoce una suerte de parque temático en torno a la línia imaginaria del ecuador, aquí pintada de amarillo canario. Por primera vez en lo que llevamos de viaje ponemos un pie en el hemisferio norte, el pie izquierdo para ser precisos. No sabemos hasta que punto Jana y Bruna son conscientes de lo que les intentamos explicar sobre el palabro ese de los “hemisferios” – solo saben que nosotros vivimos en el norte y estamos de viaje por el sur -, pero igualmente una línea pintada en el suelo da mucho juego. Pero la estrella de la visita es el planetario. El guión de apenas 40 minutos es bastante suave, lleno de planetas, estrellas y constelaciones. Jana se queda con la boca abierta y no quiere salir cuando acaba la sesión. Tan solo la promesa de ir al planetario de Barcelona a la vuelta consigue que acepte salir al exterior.

Con un pie en cada hemisferio

Con un pie en cada hemisferio…

... o con los dos en ninguno de ellos

… o con los dos en ninguno de ellos

En la entrada del planetario  haciendo de Yuri (Gagarin)

En la entrada del planetario haciendo de Yuri (Gagarin)

Dentro del planetario: mucho mejor que una película

Dentro del planetario: mucho mejor que una película

Y para descargar emociones una buena sesión de percusiones en el pabellón para los más pequeños

Y para descargar emociones una buena sesión de percusiones en el pabellón para los más pequeños

Quito es parada y fonda en nuestro recorrido. Un paso antes de llegar a uno de los hitos del viaje. Pero eso es tinta de otro post. Continuará…

Para los geeks: ¿qué mejor lugar para celebrar el día PI del siglo que el ecuador?

Para los raros como yo: ¿qué mejor lugar para celebrar el día PI del siglo que el ecuador?

P.D. La línea del ecuador no pasa “exactamente” por el monumento de la Mitad del Mundo, pero eso no importa demasiado… al fin y al cabo, como me repite Sílvia, nosotros los físicos siempre trabajamos con aproximaciones…

Licencia Creative Commons
"Quito, con un pie a cada lado de la línea" por Sin piedras en los bolsillos (familia Bosch-Pérez) se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.
Entradas similares

4 comentarios

  1. Xavi Gallego's Gravatar Xavi Gallego
    25 de marzo de 2015    

    Hola família!!!
    ¿Tenéis previsto visitar el proyecto León Dormido en Pifo, Valle de Tumbaco? Me han hablado bien de él.

    Con vosotros en la distancia…

    Una abraçada ben gran.
    Xavi.

    • 25 de marzo de 2015    

      Hola Xavi! Hem passat una setmana al León Dormido. En part per això fa dies que no escrivim. Una experiència molt interessant però que cal reposar abans de posar-nos a escriure-la. Ja us explicarem…

  2. Rosa's Gravatar Rosa
    25 de marzo de 2015    

    ….com sempre, una passada llegir-vos familia!
    Molts petoooooons

  3. Maria's Gravatar Maria
    27 de marzo de 2015    

    Xose, com que no importa que la línia de l’Equador no passi exactament pel punt de la línia groga? I no el vau anar a buscar? Ara sí que veig que el viatge t’està transformant (he, he)!
    Molt interessant descobrir un país nou a través dels vostres ulls. Jo no sé si m’atreviria amb el “arroz con cuero y sangre”. Déu n’hi do. Cal ser valent!
    Per cert, la Jana i la Bruna estan totals amb darrere de les figures d’astronautes.
    petonets per als quatre!

Deja un comentario

Últimos escritos

Últimos comentarios

Escuelas amigas

Escola dels Encats
Escuela pública, Barcelona

Escola Fluvià
Escuela pública, Barcelona

Escola La Llacuna del Poblenou
Escuela pública, Barcelona

Escola Proa
Escuela concertada, Barcelona

Escola el Roure
Escuela libre, Mediona, Barcelona

El blog en tu email

Webs amigas

[un espai per]
Rincón especial de Begonya Samit

CRAEV
Centro de Investigación y Asesoramiento de Educación Viva

Escuela con cerebro
Un espacio de documentación y debate sobre Neurodidáctica

Milanta
Materiales creativos para la educación

Nosaltres 4 viatgem
Una de nuestras fuentes de inspiración

Vailets Hacklab
Trabajando para que los niños sea co-creadores de su futuro

Viure en família
Revista bimensual sobre educación y familia