Liberar el lastre. Retomar el vuelo.

Aldea Yanapay (Cusco, Perú)

Hay gente que desde joven sabe lo que quiere hacer con su vida. Hay alguna de esa gente que lo que quiere hacer con su vida es ayudar a los otros. Y por último hay unos pocos que tienen la oportunidad y determinación suficiente para conseguirlo. En nuestra sociedad occidental a estas personas se las etiqueta de soñadores o incluso locos. Bueno, bienvenidos a la locura.

P1100838

Entramos por primera vez en la escuela Aldea Yanapay un viernes. Dia del show. Una radiante Chrysoula nos recibió con los brazos abiertos de par en par. Yuri también se encontraba allí, dispuesto a acoger con tiernas palabras, abrazos y besos al degoteo de niños y niñas que, con cualquier excusa improvisada, se acercaban en busca de un poco de su atención y, ya de paso, perder unos minutos de “clase”. Entre medio, nos explicaba que en Aldea Yanapay se practica el amor responsable, la espiritualidad articulada mediante mantras, meditaciones y rituales ancentrales que facilitan la conexión con uno mismo y el respeto hacia la pachamama. Que se promueve intencionadamente revalorizar la cultura quechua (no en vano las familias en que se agrupan los niños se llaman wawacha, kalpa, waira, sonco, pachamama, chaska, quilla y inti), lengua que desde los sectores más conservadores de la sociedad peruana se asocia con la pobreza, la incultura, el cholismo.

Nos advertía, sin nada de dramatismo, que la mayoría de los niños que íbamos a conocer durante los próximos días viven realidades muy duras, muchas de ellas derivadas de un machismo estructural que a menudo deriva en alcoholismo, violencia, explotación infantil y pobreza. Y que ya son 11 años los que lleva trabajando con ellos.

P1100864

Se trata de un proyecto absolutamente personal que surge del alma de un niño que convivió durante largo tiempo con un sentimiento profundo de incomprensión por parte del mundo adulto. Un mundo totalmente distante e insensible a las necesidades de la infancia. Carente de la dulzura, la vitalidad, la energia, la inocencia, la empatía, las risas y los abrazos de los pequeños. Un mundo capaz de ir tomando sus sueños, sus ilusiones, su alegría de vivir… y frustrándolos cruelmente… hasta hacer desaparecer el brillo de algunos ojos. Ese niño de una sensibilidad extrema y una envidiable fortaleza tomó una determinación que iba a cumplir sobremanera:  no permitir que otros niños sufrieran de aquella forma.

Yuri, ha creado en estos años un mundo de fantasía, lleno de colores, arte, juegos, matemáticas, tutoria, lectoescritura, afecto, ternura, creatividad… que supone para los más de 100 niños acogidos una oportunidad para ser tratados como tales. La responsabilidad de los adultos aquí es acompañar a cada uno de ellos en su propio proceso madurativo. Acoger sus temores y sus ilusiones, sostenerlos con las manos firmes y abiertas, y construir a partir de aquí un ser pleno y feliz. Empoderar a las mujeres. Formar hombres senzillos y sensibles.

Aunque en Aldea Yanapay no todo son derechos para los niños, también hay deberes, responsabilidades, compromisos. Y los educadores deben tener muy presente que la tristeza por las situaciones personales de los niños no puede hacerles perder de vista que son adultos con responsabilidad, ante todo, de educar a los pequeños.

P1110649

En el taller de arte haciendo pulseras

En el taller de arte vistiendo muñecas de papel con lanas

Bruna, estilo propio

Bruna, estilo propio

Jana, pasa de la propuesta y dibuja un selk'nam...

Jana, pasa de la propuesta y dibuja un selk’nam…

Taller de juegos

Taller de juegos

Charlando de sexualidad con los chicos

Charla de sexulaidad con los chicos y voluntarios médicos

Sala de computación

Sala de computación

P1110418

Jugando a futbolín en el patio

P1120447

Últimas consignas antes de salir a la rúa reivindicativa

El reto es grande, y más todavía si tenemos en cuenta que hace 8 años, después de rodar su idea en solitario, sabiendo que funcionaba y con la determinación de que el proyecto tirara adelante, Yuri decidió hacerlo crecer mediante el volutariazgo. Esta es una modalidad de crecimiento interesante que no habíamos visto en ninguno de los proyectos que hemos visitado, al menos en tal magnitud. En un principio se nos antojaba como solución temporal, poco estable para ser uno de los pilares del proyecto, pero ocho años después los datos (2000 voluntarios), y sobre todo, la experiencia (2000 niños atendidos) parecen refutar en gran medida este pensamiento.

El voluntariado aquí no es fácil. No basta con venir a hacer lo que se pueda. El compromiso es fuerte y hace falta estar dispuesto a trabajar más allá de las horas de atención a los niños preparando sesiones, talleres, canciones o revisando como han ido las dinámicas del día. Es una invitación a poner a prueba los propios límites, en terminos de paciencia, tolerancia, responsabilidad, amor…Todo aquel que viene a Aldea Yanapay tiene que venir dispuesto a ayudar y a dejarse ayudar. Y es que, ‘yanapay’ significa ‘ayuda’ en quechua. Ayuda como verbo que implica reciprocidad. Ayuda en ambos sentidos. Nadie que participe plenamente del proyecto saldrá igual que llegó. Es imposible ayudar sin ser ayudado. Los pequeños de la Aldea, sin duda, nos harán crecer.

P1110533

P1110541

P1110574

El volun-turismo no tiene cabida aquí. Yuri es un activo luchador contra la mercantilización de la pobreza a nivel internacional. Tampoco se hace asistencialismo en Aldea Yanapay. El compromiso del proyecto es acompañar a los chicos y chicas y a sus familias, más allá de los años en que asistan a la escuela o al centro cultural.

El proyecto social es un espacio gratuito para los niños y se autofinancia mediante un hospedaje (Villa Mágica) y un restaurante (Aldea Yanapay) en Cusco, que también forman parte del mismo proyecto. En ellos se practica la “economía solidaria”, como a Yuri le gusta decir, aunque cada vez cuesta más obtener los ingresos necesarios para cubrir gastos. El precio de los alquileres en Cusco es una locura que la presión turística no hace más que continuar inflando.

Nosotros en Villa Mágica nos hemos sentido felices. Besos, abrazos, risas, guerras de agua, conversaciones, decanso, tequeños, puntos de encuentro, complicidades, conciencia…

P1110868

P1110873

Fantasía por todos los rincones

Jardín Villa Mágica

Jardín Villa Mágica

1907591_10206289802113398_2758576858384772385_n

P1120306

Homenaje al duende que rompimos durante una guerra de agua ;-)

Homenaje al duende que rompimos durante una guerra de agua ;-)

P1120343

El colibrí cada día viene a por su ración de néctar

Villa Mágica cuenta entre sus empleados remunerados con madres de los niños de la escuela y antiguos usuarios de las mismas. El hospedaje es un ir y venir de voluntarios (huéspedes principales) que tras la jornada en la escuela se reunen para preparar las sesiones del día siguiente. Además, el lunes se reune la comisión de marketing y finanzas. Las noches de miércoles Yuri dinamiza un círculo de meditación para aquellos que deseen (y del que Jana y Bruna se han hecho asiduas: un día con rueda de masajes, otro día con fuego y percusiones). Los viernes se realiza la reunión con todos los voluntarios que participarán la siguiente semana, se hace retrospectiva, se reflexiona y se introduce a las nuevas incorporaciones. Las conversaciones fluyen todo el día.

2015-03-08_18.14.29

Las dinámicas en la escuela son semanales. Cada semana se trabaja sobre un eje temático (salud, derechos de la infancia, anatomía, activismo social…) y cada familia prepará una representación con todo lo aprendido para compartir con todos en el gran show de los viernes.

Círculo de los lunes con todos los alumnos y educadores juntos

Círculo de los lunes con todos los alumnos y educadores juntos

Show de los viernes

Show de los viernes

En la actualidad, y durante los últimos meses, Chrysoula se ha encargado de manera brillante de la coordinación de los voluntarios y de la escuela. Yuri, ha podido delegar en ella estas tareas y centrarse en dar forma a una nueva dimensión de proyecto:  la EcoAldea Yanapay. Ubicada en plena naturaleza, en el pueblo de Lamay, en el Valle Sagrado, es la sede de una nueva Escuela Yanapay, un centro Holístico de formación y talleres, un Hospedaje para huéspedes, la Escuela de Soñadores, el centro de Voluntariado y, para 2017, el Orfanato Yanapay.

Ecoaldea Yanapay en Lamay (Valle Sagrado)

Ecoaldea Yanapay en Lamay (Valle Sagrado)

10857232_10155306126150187_2979511306319944202_o

Sin duda, Aldea Yanapay es un proyecto Mágico, que permite volar a todo aquel que lo vive plenamente. Pero no es un volar loco ni errático, es un volar con los pies en el suelo, enrraizado en la dura realidad de sus protagonistas.

Feredico, uno de los voluntarios que llegó casi por casualidad al mismo tiempo que nosotros, y que finalmente se quedará por una temporada larga como coordinador, lo explica muy bien: “Aldea Yanapay es una oportunidad para crecer, un desafío, una oportunidad de desaprender. De volverse a emocionar. Es un gran espacio para crecer, amar, reirse, jugar. Es casi una terapia de humanidad. Es la experiencia de vivir otras cosas que en la cotidianidad no encuentran su espacio. Una forma de sociabilizar. Una gran familia. Un loquero de gente tierna. Un viaje al interior. Yanapay es un mambo, un verdadero mambo. Un estado fino de belleza, un dejarse ser. En definitiva, un lugar de consciencia, consciencia humana.”

P1120317

 

Licencia Creative Commons
"Aldea Yanapay (Cusco, Perú)" por Sin piedras en los bolsillos (familia Bosch-Pérez) se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.
Entradas similares

3 comentarios

  1. 9 de marzo de 2015    

    “UN REGALO PARA TODOS ”
    Querida familia . sus palabras tocan mi corazón . El tenerlos dia a dia y poder conectar es una bendición
    muchas gracias
    hayayaaaaaaaaaaaa
    papa yuri yanapay

  2. 11 de marzo de 2015    

    Querida familia, vosotros me han enseñado que la familia es la responsable alegría de vivir CONCIENZUDAMENTE en armonía, Que bueno que no hayamos cruzado en este vida, gracias Bruna y Jana por alegrar mis mañanas y de enloquecer como una caaaaaaabraaaaaaa! Los amamos y SI si SI…… SI si SI…… SI si SI……

  3. Felipa's Gravatar Felipa
    29 de julio de 2015    

    Que visado necesito? Soy de España y quiero voluntariarme con Aldea Yanapay, pero no sé que visado necesito (he buscado por internet pero no he encontrado nada útil). Muchas gracias!

Últimos escritos

Últimos comentarios

Escuelas amigas

Escola dels Encats
Escuela pública, Barcelona

Escola Fluvià
Escuela pública, Barcelona

Escola La Llacuna del Poblenou
Escuela pública, Barcelona

Escola Proa
Escuela concertada, Barcelona

Escola el Roure
Escuela libre, Mediona, Barcelona

El blog en tu email

Webs amigas

[un espai per]
Rincón especial de Begonya Samit

CRAEV
Centro de Investigación y Asesoramiento de Educación Viva

Escuela con cerebro
Un espacio de documentación y debate sobre Neurodidáctica

Milanta
Materiales creativos para la educación

Nosaltres 4 viatgem
Una de nuestras fuentes de inspiración

Vailets Hacklab
Trabajando para que los niños sea co-creadores de su futuro

Viure en família
Revista bimensual sobre educación y familia