Liberar el lastre. Retomar el vuelo.

Chiloé, tras los pasos de Darwin

¡Mama, papa… una nalca, una nalca!

¡Como las que comía Darwin!

Nalcas... no suficientemente maduras para comerlas

Nalcas… no suficientemente maduras para comerlas

Efectivamente, Jana conoce la historia. El cuento Darwin, un viaje al fin del mundo le sirve de guía en las diferentes etapas del trayecto y acompaña muchas de las conversaciones a pie de cama. Igual que hicieron Darwin y FitzRoy a bordo del Beagle, también nosotros llegamos en barco a Chiloé después de haber disfrutado del espectáculo de las ballenas y los glaciares.

conte_nalcas

Nuestro primer destino fue el Parque Nacional Chiloé. Fuimos en busca de la ranita y el zorro de Darwin, y volvimos tras contemplar multitud de especies vegetales autóctonas, algunas aves, pasear entre las dunas y remojarnos los pies en el frío Oceano Pacífico .

P1070670

P1070692

P1070829

P1080006

P1070894

P1070683~01

Martín pescador

P1070648

También nos dimos el gustazo de pagar por un paseo por el canal de Queilen y ver lobos marinos, cormoranes, gaviotines, patos vapor, pingüinos magallánicos, pelícanos,… pero sobre todo delfines australes, que aunque se hicieron esperar, nos deleitaron con sus juegos y cabriolas alrededor de la embarcación.

Y por fin pudimos ver la Cruz del Sur. Casi un mes y medio después de llegar al hemisferio sur el tiempo y el menor cansancio no dejaron maravillarnos con un cielo plagado de estrella muchas de ellas desconocidas. Por casualidad Luis tenía un pequeño telescopio con el que tiene intención de dar un atractivo añadido a las actividades de la casa pero no tenía idea de como utilizarlo. Es el mismo telescopio que le regalamos a Jana hace dos años y acabamos montando un par de veladas para todos los vecinos.

P1090478

Sesión de telecospio con Luis

Dos semanas en Chiloé nos han permitido percibir que la vida transcurre distinta allí. Tanto la naturaleza como sus gentes -los chilotas- mantienen una palpable indentidad propia. Durante siglos el archipiélago de Chiloé fue una región aislada del resto del continente sudamericano, en la que la dificultad de las comunicaciones, la pobreza de la vida material y el caracter propio de las étnias autóctonas, Huilliche (en mapudungún: “gente del sur”) y Chono, acentuaron la singularidad de su modo de vida y tradiciones.  De hecho,  fueron comunidades absolutamente hostiles con el invasor español; aunque siglos más tarde, también fueron los más reacios a salir del yugo español y entrar a formar parte de Chile (1826).

Esta hostilidad histórica para con el extranjero contrasta con una actitud extremadamente solidaria entre vecinos. La práctica de la minga (trabajos solidarios entre vecinos, llevados a cabo en ocasiones tales como una mudanza, la recolección de la cosecha, etc) y el kuranto (comida típica ofrecida a todos tras el esfuerzo) son ejemplos de prácticas vigentes en la actualidad.

P1080366

P1070522

El universo mítico chilota es el resultado también de innumerables cruces entre la tradición española y la tradición oral huilliche. Muestra de ello es la existencia de multitud de leyendas mitológicas, que contienen una curiosa mezcla de misticismo, moral (moralina?) y explicaciones bastante oníricas de actividades suficientemente habituales como para necesitar una leyenda que apacigüe ánimos y tensiones. El Trauco, por ejemplo, representa a un hombre enano y feo que vive recluído en el bosque, y que posee un atractivo mágico al que ninguna muchacha joven puede sucumbir. Él es el culpable de los embarazos no deseados. El Caleuche, un barco encantado que atrapa a todo aquel se atreve a mirarlo, era el destino de múltiples pescadores desaparecidos en la mar, pero también la escusa de no menos ausencias temporales causadas por las borracheras.

La verdad es que no llegamos a conocer a ningún verdadero chilota, pero sí harta cantidad de nuevos chilotas. La mayoría de ellos auto-expatriados que huyeron del masificado Santiago o el turístico Valparaíso y llegaron en busca de ocupación y de una vida más verde y sosegada.

P1080101

Palafitos en Castro

P1080084

P1070622

P1070621

Lucía nos explicaba que ella tuvo que reducir el ritmo frenético de la ciudad cuando entró a trabajar como profesora de educación especial y diferencial en una escuela rural en Lemuy, sobre todo para evitar las suspicacias de sus colegas. Ella y su marido Luís también dejaron atrás gran parte de las actividades que desempeñaban dentro de las filas del Partido Comunista. Fuertemente activos y comprometidos en la lucha contra la dictadura de Pinochet e íntimamente vinculados con la Agrupación de Familiares de Detenidos Desaparecidos, llegaron a Chiloé pensando en asegurarse cierto bienestar futuro tras haver sido cesados de sus respectivos trabajos y excluidos del derecho a una pensión futura por ser hijos de desaparecidos. De esa necesidad surgió Rucachelín y la participación activa en prácticamente todas las organizaciones ciudadanas, campesinas y municipales de Chonchi y alrededores.

P1090423

Rucachelín

Fotos del Che, Allende y Neruda en el estudio de Luis y Julia

Fotos del Che, Allende y Neruda en el estudio de Luis y Julia

P1090428

Llamas en casa de Luis y Lucía

P1070923~01

El desarrollo y modernización de la Isla Grande de Chiloé, ha ido avanzando a marcha lenta y no siempre en una dirección respetuosa con el entorno y sus gentes. En Castro, la capital de la isla, un mastodóntico “mall” amenaza la condición de patrimonio de la humanidad de su colorida iglesia. El polémico proyecto de puente en Chacao, que pretende unir permanentemente por tierra la Isla Grande con el continente, tiene una fuerte oposición por parte de aquellos que temen ver Chiloé convertido en un reducto turístico. Mientras, la mayor parte de la isla sobrevive sin abastecimiento garantizado de agua potable y con acceso a una muy pobre variedad de frutas y verduras. Aunque, eso sí, tienen infinitas especies diferentes de patatas endémicas.

Iglesia de Castro

Iglesia de Castro

Una muestra de las fachadas de las casas de Chonchi

Una muestra de las fachadas de las casas de Chonchi

Las industrías salmoneras, por su parte,  monopolizan gran parte de las costas chilotas y tampoco están exentas de polémica. Ofrecen ocupación a una parte significativa de la población (no en vano, Chile se ha convertido en el segundo exportador mundial de salmón), pero lo hacen bajo unas condiciones laborales bastante precarias y un trato a menudo denigrante. Además con sus prácticas intensivas han contribuido al exterminio de la especie de salmón autóctona que crecía en libertad y alimentaba a población local. En un territorio tradicionalmente pesquero como éste ya no es posible comprar pescado ni marisco no procedente de una piscifactoría.

En el mercado de Castro. Típicos ajos gigantes chilotas y choritos (mejillones) ahumados

En el mercado de Castro. Típicos ajos gigantes chilotas y choritos (mejillones) ahumados

Un lobo marino saca la cabeza mientras estmaos en el mercado de Castro

Un lobo marino saca la cabeza mientras estmaos en el mercado de Castro

Aún así, a pesar de las nubes amenazantes, la vida en Chiloé transcurre placentera. A parte de Lucía y Luis pasamos buenos ratos con el hijo de Lucía, Rodrigo, un profesor rural con alma de pastelero, y su esposa Cecilia, que espera el segundo hijo.  También con Andrés y Marcia, los vecinos de la casa de arriba, quienes a parte de dejar que Jana y Bruna disfrutaran siempre que quisieron con su cama elástica, nos enseñaron el taller de estampación con el que Marcia, que llegó de Santiago hace 3 años, se gana la vida con sus diseños inspirados en Chiloé. Se llaman Collonca, en honor a una gallina chilota sin cola, y nos regalaron el par de poleras que las niñas estamparon.

Rodrigo deseando una guagua niña ;)

Rodrigo deseando una guagua niña ;)

Pastelero en verano, maestro rural el resto del año.

Pastelero en verano, maestro rural el resto del año.

Estampando pescados chilotas de la Collonca

Estampando pescados chilotas de la Collonca

Saltando en la cama elástica de Andrés y Marcia

Saltando en la cama elástica de Andrés y Marcia

Tampoco nos costó adaptarnos a la belleza del paisage que rodea nuestra estancia, a la leche de vaca recién ordeñada, el queso artesano, la mermelada casera, las lechugas del huerto… e incluso nos animamos a preparar nuestro propio pan y las galletas para la merienda.

P1070598

Hora de charla y cocina

Despensa a punto

Aprendiendo a cocinar humitas de choclo

Aprendiendo a cocinar humitas de choclo con Lucía

P1080469

Quedaron riquísimas… y lindas!

P1070491

P1070512

P1080444

No fue premeditado pero sí. El día antes de marcharnos de Rucachelín celebramos mi cumpleaños. Sangría, jugos, tortilla de papas, salsa de ajos,… y una muy agradable compañía para una fiesta en el porche que se alargó hasta bien entrada la noche, nuestra última noche en Chiloé.

39 velas y una experiencia de lujo

39 velas y una experiencia de lujo

Andrés, Cecilia (con Gustavo en la guata), Marcia y Luis

Andrés, Cecilia (con Gustavo en la guata), Marcia y Luis

La despedida del dia siguiente fue afable y tranquila. Nada que pudiera hacernos sentir que quizás nunca más volveríamos a vernos. Nada que hiciera presagiar el chorro de lágrimas que brotó sin previo aviso cuando pusimos el pie en nuestro nuevo destino. Nostalgia por una tierra y una gente que empezamos a echar de menos justo un momento antes de dejar de verlos.

P1080362

P1080317

Licencia Creative Commons
"Chiloé, tras los pasos de Darwin" por Sin piedras en los bolsillos (familia Bosch-Pérez) se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.
Entradas similares

8 comentarios

  1. Maria's Gravatar Maria
    4 de febrero de 2015    

    Un aniversari que segur que no oblidaràs, Silvieta! I és clar que esteu aconseguint un dels objectius del viatge: conviure amb gent d’altres llocs. Però ja m’imagino que fer vincles molt estrets dificulta marxar d’aquests llocs, no? A veure què ens expliqueu de la propera parada!
    Ja tinc ganes de veure aquestes samarretes tan xules en directe.
    petonets

  2. 4 de febrero de 2015    

    QuiNa entrada més bonica….m’emociona molt aquest viatge vostre, el físic, històric, humà, natural, emocional….Seguiu disfrutant i seguiré llegint-vos. Abraçades grans i de colors

  3. Marc Bosch's Gravatar Marc Bosch
    5 de febrero de 2015    

    mol intens i emocionan com tots

    • Sílvia's Gravatar Sílvia
      5 de febrero de 2015    

      Gràcies guapo! Ens veiem al Machu Picchu. :D :D :D

  4. 5 de febrero de 2015    

    M’encanta, jo també vaig estar a Chiloé i tot i que molt gris recordo un lloc i una gent misteriosa i màgica. No sabia que aquelles fulles gegants que no havia vist mai es deien Nalques!
    On aneu ara?

    • Sílvia's Gravatar Sílvia
      5 de febrero de 2015    

      Hola Patrícia! Ara som a Puerto varas, contemplant el volcà Osorno que també va descriure Darwin. Però aquesta nit viatgem més al nord. Viňa Alemana y villa del Mar. Petonàs!!

  5. Josema's Gravatar Josema
    10 de febrero de 2015    

    Osti !!!! quina pasada d’entrada…..

    petons a tots …..

    • Sílvia's Gravatar Sílvia
      10 de febrero de 2015    

      Josema, moltes gràcies! Quina il·lu que ens segueixis i ens diguis coses! :-)

  1. Sin piedras en los bolsillos – Re-encontrándonos con Darwin en Puerto Ayora on 17 de abril de 2015 at 17:21

Responder a Bego Cancelar respuesta

Últimos escritos

Escuelas amigas

Escola dels Encats
Escuela pública, Barcelona

Escola Fluvià
Escuela pública, Barcelona

Escola La Llacuna del Poblenou
Escuela pública, Barcelona

Escola Proa
Escuela concertada, Barcelona

Escola el Roure
Escuela libre, Mediona, Barcelona

El blog en tu email

Webs amigas

[un espai per]
Rincón especial de Begonya Samit

CRAEV
Centro de Investigación y Asesoramiento de Educación Viva

Escuela con cerebro
Un espacio de documentación y debate sobre Neurodidáctica

Milanta
Materiales creativos para la educación

Nosaltres 4 viatgem
Una de nuestras fuentes de inspiración

Vailets Hacklab
Trabajando para que los niños sea co-creadores de su futuro

Viure en família
Revista bimensual sobre educación y familia