Liberar el lastre. Retomar el vuelo.

Una piedra en el camino

Los niños no saben estarse quietos. Están continuamente probando su sentido del equilibrio, cambiando de postura para ver mejor o apoyándose en cualquier sitio para llegar más alto. Y de vez en cuando se caen.

El lunes pasado, hace hoy una semana, Bruna se cayó de la silla mientras dibujaba. Simplemente se le acabó la silla y cayó de costado, en las manos sujetaba dos rotuladores con los que estaba haciendo rayotes en su libreta de viaje. Se ha caído muchas veces pero quizá por caer de lado o por tener las manos ocupadas, esta vez no cayó bien. Su cráneo golpeo contra el suelo de hormigón y el chillido de dolor no fue el de una caída habitual.

Yo estaba a su lado y la cogí rápidamente. Lloraba a pulmón y en las manos apretaba los rotuladores con tanta fuerza que no fui capaz de quitárselos. Gritaba rabiosa. Tambén se había asustado mucho.

Con Jana llorando también asustada, le costó un buen rato calmar el llanto. Al cabo de unos minutos empezó a vomitar.

Es imposible no empezar a dar vueltas a las cosas que pueden pasar si te das un golpe en la cabeza. Si además es tu hija y es demasiado pequeña como para saber ella misma si se ha hecho daño de verdad te pones muy nervioso.

Después de vomitar le dió un bajón y solo quería dormir. Eran alrededor de las 9 de la noche y estábamos haciendo tiempo para coger el bus de las 11 a Guayaquil. Para ella ya era tarde y era normal que tuviera sueño pero ahora nosotros no queríamos dejarla dormir. Por dos veces cerró los ojos y vimos como se agitaba. Quizá solo estuviera soñando que volvía a caer pero a nosotros nos pareció sospechoso. Es fácil autosugestionarse.

Así que le pedimos a la señora Susana que pidiera un taxi. Mientras esperábamos, explicando cuentos para que no se durmiera, volvió a vomitar. Y de nuevo en la sala de espera de emergencias del Hospital General de Puyo, mientras esperábamos el triaje.

Estaba pálida y muy cansada. Las esperas siempre se hacen largas y había que distraer a Bruna que si apoyaba la cabeza en cualquier lugar se dormía al momento. Jana también daba muestras de cansancio aunque lo ocultaba bajo una batería de preguntas sobre el hospital, los médicos, los pacientes, las ambulancias,… ¿Bruna se va a morir? (Tener tres abuelos muertos, por enfermedad, es algo que vamos que tener que acompañar con ella durante mucho tiempo).

Después del triaje y unos minutos más de espera la hacen entrar a un box saltandose la lista de espera. A partir de aquí solo puede haber uno con ella y Jana y yo vimos como Sílvia se la lleva en brazos y la puerta se cerraba.

Vuelta a esperar. Esperar fuera es diferente a esperar dentro. Al paso del tiempo se añade la incertidumbre sobre lo que está pasando dentro. ¿La está visitando el doctor? ¿Le han hecho alguna prueba? ¿Duerme? O quizá solo están esperando dentro, igual que nosotros esperamos fuera.

Al cabo de media hora asomaron la cabeza. El doctor les había dicho que le quería poner una vía. Al principio no le vimos la necesidad, no se va a deshidratar por haber vomitado el almuerzo. Pero el médico insistió. También se la quería quedar en observación y hacerle una radiografía o una tomografía.

Eran las 11 de la noche. Nuestro autobús estaba saliendo hacia Guayaquil. Sílvia y Bruna entraban en urgencias para pasar la noche mientras Jana y yo volvíamos al hostal a dormir. Sabíamos que la habitación estaba libre y la señora Susana nos recibió preocupada. “Sigan, entren no más. Descansen un poco. ”

Desde la habitación la WIFI del hostal funcionaba a ratos. Sílvia se había quedado mi móvil para poder tener whatsapp y me iba explicando lo que pasaba.” Hemos repasado todos los animales de un poster de la pared para no dormirnos”. “El médico ha vuelto a pasar”.  “No habrá tomografía hasta la mañana”. “Le han puesto una vía con suero”. “Duerme”. “Después pasarán a sacarle muestras…”

Dormida con la vía puesta

Dormida con la vía puesta

Pasada la medianoche Jana y Bruna dormían, una a mi lado, la otra junto a Sílvia en una camilla. Nosotros estábamos desvelados, comentando las encuestas de previsión de voto en el ayuntamiento de Barcelona. Parece que ganará Ada Colau.

Sílvia duerme poco esa noche. Despierta a Bruna cada dos horas para comprobar que está bien. Yo descanso un poco más. A las 2 me dice que todo sigue igual. A las 3 contesto yo. A las 6 volvemos a hablar. Hasta las 8 no habrá tomografía, Bruna se ha despertado contenta y risueña. Me envían un pequeño mensaje de voz: “Bon dia papa, estic a llit. Petons!”. Algún músculo indeterminado de mi cuerpo se destensa.

Bon dia papa, estic al llit. Petons!

Bon dia papa, estic al llit. Petons!

hospital_4

Jana se despertó a las 7. En el hospital Bruna estaba en racha: “Doctorito, quiero un heladito que está a casita”. Desayunamos rápido y pasamos por el terminal a coger billetes para el bus de la noche. Cuando llegamos al hospital le habían hecho una radiografía. No había signos de fisuras. El médico consideraba que no era necesaria la tomografía. La veía bien. Despierta, colorada y sonriente. En la ronda de la mañana pasaron ocho médicos y Bruna hizo bromas con ellos. Sílvia y Bruna se escaparon un momento del box y Bruna vino corriendo a abrazar a su hermana y enseñarle orgullosa el esparadrapo de su mano, donde tenía la vía.

Mostrando su "herida de guerra"

Mostrando su “herida de guerra” y la tobillera con su nombre

Aún tuvimos que esperar un rato más a que le diesen el alta y le quitasen la vía. Después salió contenta de urgencias y con mucha hambre. Entre las dos devoraron unas chips con sabor a cebolla y un jugo de mango. Bruna no se olvidó de que al llegar a casa le esperaba su heladito.

Al día siguiente la parapetamos para evitar más sustos (teníamos que coger el bus a Guayaquil sí o sí)

Al día siguiente la parapetamos para evitar más sustos (teníamos que coger el bus a Guayaquil sí o sí)

Al final solo fue sido un susto. Una noche en el hospital. Una aventura nueva en un viaje lleno de ellas.

Licencia Creative Commons
"Una piedra en el camino" por Sin piedras en los bolsillos (familia Bosch-Pérez) se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.
Entradas similares

11 comentarios

  1. 13 de abril de 2015    

    Ara a gaudir junts del paradís!

  2. 13 de abril de 2015    

    ay deu meu! quin ensurt! Menys mal que el primer que he vist del post era una foto de la Bruna contenta – uf! Quin patiment no? Manims i molts olts petonassos valents! (tots, la Bruna, la Jana i els papes!!!). Que seguiu les aventures – però si podeu evitar els hospitals millor!!!!!! muac!
    xcx

  3. Maria's Gravatar Maria
    13 de abril de 2015    

    Aquesta Bruna és una campiona supervalenta! I la Jana i els seus pares, també! Si ja espanta que et passi això a Barcelona, m’imagino que tan lluny s’afegeixen més dubtes. Podem dir que la Bruna i la Violeta ara són “germanes de cop o de cap” (he, he).

    petonets a tots quatre!

  4. mireia - tonina's Gravatar mireia - tonina
    13 de abril de 2015    

    quin ensurt… m’han pujat les llàgrimes del cor als ulls…. ànims!

  5. aurora's Gravatar aurora
    13 de abril de 2015    

    Hola mis niñas, que susto yo me lo imagino el miedo que pasasteis toda esa noche. Me queda un mes para poder abrazaros a todos y a las pitufinas mu las comeré a besos cuidaros mocho abrazoooossss

  6. rosa's Gravatar rosa
    13 de abril de 2015    

    Uffffff, sou molt forts i valents tots Una abraçada enorme

  7. Lucy's Gravatar Lucy
    14 de abril de 2015    

    Menudo susto, Josema y yo nos alegramos que Bruna esté bien, un abrazo fuerte guapos

  8. eva's Gravatar eva
    14 de abril de 2015    

    Quin ensurt!! Áms família…..especialment a la Bruna i aquesta super-recuperació i a continuar amb noves aventures! Una abraçada

  9. 14 de abril de 2015    

    Ep familia….quin susto!!!! Llegint-vos, com sempre, moltes emocions. Seguiu bé amb les vostres aventures (però no més hospitals, eh!?)

  10. Montse Alòs's Gravatar Montse Alòs
    14 de abril de 2015    

    Vaja…una nit terrible,ara ja pasarà com una anècdota a recordar. Un petó molt fort per la Bruna, puc imaginar-me com es va preocupar la Jana, una abraçada molt forta per tota la familia.

  11. 14 de abril de 2015    

    Moltes gràcies a tots pel suport. La Bruna està com una rosa. I sempre va bé tenir l’excusa d’haver-se donat un cop al cap quan eres petit… jo vaig caure del bressol i la Sílvia d’un ruc ;-)

  1. Sin piedras en los bolsillos – ¡Volamos a las Galápagos! on 14 de abril de 2015 at 08:28

Deja un comentario

Últimos escritos

Últimos comentarios

Escuelas amigas

Escola dels Encats
Escuela pública, Barcelona

Escola Fluvià
Escuela pública, Barcelona

Escola La Llacuna del Poblenou
Escuela pública, Barcelona

Escola Proa
Escuela concertada, Barcelona

Escola el Roure
Escuela libre, Mediona, Barcelona

El blog en tu email

Webs amigas

[un espai per]
Rincón especial de Begonya Samit

CRAEV
Centro de Investigación y Asesoramiento de Educación Viva

Escuela con cerebro
Un espacio de documentación y debate sobre Neurodidáctica

Milanta
Materiales creativos para la educación

Nosaltres 4 viatgem
Una de nuestras fuentes de inspiración

Vailets Hacklab
Trabajando para que los niños sea co-creadores de su futuro

Viure en família
Revista bimensual sobre educación y familia