Liberar el lastre. Retomar el vuelo.

Machu Picchu y el oro del inka

Metidos en una minivan en un aparcadero de la calle Pavitos esperamos impacientes a que el conductor llene la furgoneta para partir dirección Ollantaytambo, en el Valle Sagrado. Ha sido una mañana de prisas y esperas. Arriba y abajo cerrando (y pagando) todo lo que necesitamos para visitar el Machu Picchu, una de las siete maravillas del “mundo moderno”.

P1110189

Después de 90 minutos, 100 kilómetros, un pequeño accidente (nuestro conductor le voló el retrovisor izquierdo a otro minibús) y 10 soles por asiento llegamos a la única población del mundo donde la gente aún vive en las misma casas que ocuparon los incas desde Pachacútec a Manco Inca Yupanqui, líder de la resistencia contra los españoles una vez caído Atawalpa.

La mayor parte del trayecto desde Cusco trascurre por un altiplano verde y rico.  Cubierto de campos, con vacas, cerdos, ovejas y caballos.

La mayor parte del trayecto desde Cusco trascurre por un altiplano verde y rico. Cubierto de campos, con vacas, cerdos, ovejas y caballos.

De vez en cuando alguna vivienda o una pequeña aldea llena de color la ventana de la furgoneta

De vez en cuando alguna vivienda o una pequeña aldea llena de color la ventana de la furgoneta

Caminar por las cuadriculadas y empedradas callejuelas de Ollanta (como dicen aquí) es toda una experiencia. El pueblo originario fue conquistado y destruido por Pachacútec (el mismo que está en fibra de vídrio en la Plaza de Armas de Cusco) y después reconstruído con un ingenio arquitectonico sin precedentes. Cimientos de rocas perfectamente engastadas, enormes dinteles de piedra sobre puertas trapezoidales, canalizaciones que aún hoy llevan agua fresca de la montaña a las casas…

Paseo junto al Patachaka, en Ollanta

Paseo junto al Patachaka, en Ollanta

Los canales de agua originarios de los incas aún son funcionales en casi todas las calles

Los canales de agua originarios de los incas aún son funcionales en casi todas las calles

Las puertas con pesados dinteles de piedra dan paso a patios alrededor de los cuales se articulan varias viviendas

Las puertas con pesados dinteles de piedra dan paso a patios alrededor de los cuales se articulan varias viviendas

El mototaxi es el principal medio de transporte público en Ollanta y en todo el Valle Sagrado

El mototaxi es el principal medio de transporte público en Ollanta y en todo el Valle Sagrado

Cargando maiz como seguramente se hacía hace 500 años

Cargando eucalipto como seguramente se hacía hace 500 años

Nos alojanos en el hostal Ollantaytampu, junto a la ruidosa corriente del Patakancha, pocos metros antes de unirse al salvaje Urubamba. Allí su propietario nos da una clase magistral de historia del Perú desde la revolución agraria del 69. Nos vamos pronto a dormir, al día siguiente a las 7 cogemos el tren hacia Aguas Calientes.

El tren de PeruRail cruzando el Urubamba al oeste de Machu Picchu. Una pasarela junto a la vía la usan los mochileros en la aproximación a la ciudadela.

El tren de PeruRail cruzando el Urubamba al oeste de Machu Picchu. Una pasarela junto a la vía la usan los mochileros en la aproximación a la ciudadela.

Muchos (o quizá sean pocos) pretenden que el Machu Picchu sea simplemente un negocio. Y casi lo consiguen. PeruRail o Consettur se lucran a expensas del visitante ilusionado, cobrando precios de náusea por servicios mediocres. 130 dólares por 140km de tren, 24 por 20 minutos de bus. Hay otras formas de llegar a Machu Picchu pero a menudo implican 6 o más horas en furgoneta por carreteras peligrosas, con frecuentes deslizamientos de tierras en esta época, y después varias horas de caminata. De eso se aprovechan empresas peruanas, inglesas y chilenas, que monopolizan el trayecto y siguen expoliando el oro del inka.

El viaje entre Ollanta y Aguas Calientes son casi dos horas. El tren se mece como si fuera un barco sobre unas vías estrechas y antiguas, siguiendo el curso de un desbocado Urubamba. Después un bus de Consettur nos sube por 10 minutos de curvas y nos deja en el control de entrada a la ciudadela. Desde allí solo hay 100 metros de subida a pie.

Aguas Calientes es poco más que un sitio de paso hacia Machu Picchu. Saliendo de la estación de tren tienes que pasar por un laberinto de tiendas de recuerdos para llegar al bus

Aguas Calientes es poco más que un sitio de paso hacia Machu Picchu. Saliendo de la estación de tren tienes que pasar por un laberinto de tiendas de recuerdos para llegar al bus

Es muy difícil describir el Machu Picchu. Las imponentes montañas, las piedras, el ruidoso río que transcurre allá abajo, lejanamente silencioso, las nubes que lo acarician todo… Hay algo más, pero cuesta ponerlo en palabras.

El Machu Picchu es capaz de arrancarte unas lágrimas, como si sus piedras hermosamente talladas hicieran de catalizadoras de tus emociones. De pronto te giras y allí está. Lo has visto innumerables veces, en pósters, fotos, en la televisión. Son sólo un montón de piedras pero igualmente te tienes que apartar a un lado, sollozar en la intimidad.

Las imponentes montañas cortan las nubes alrededor de la ciudadela

Las imponentes montañas cortan las nubes alrededor de la ciudadela

Hay mucha historia detrás de esas piedras, pero la belleza del entorno trasciende incluso eso. La famosa ciudadela inka forma parte de la naturaleza, de la montaña. Como los árboles, como las flores, como los pájaros que cantan constantemente a tu alrededor. Las piedras están en simbiosis con el entorno. Hay muchas maneras de visitar el Machu Picchu pero la que se me antoja más adecuada es la de sentarse en un rincón apartado y cerrar los ojos.

La magia de ver aparecer la ciudadela entre las nubes

La magia de ver aparecer la ciudadela entre las nubes

El intihuatana, el reloj de sol indicaba momentos importantes del año, la siembra, la cosecha,...

El intihuatana, el reloj de sol indicaba momentos importantes del año, la siembra, la cosecha,…

La subida a la montaña de Machu Picchu, aunque la niebla no deje ver la ciudadela, resulta una excursión mágica

La subida a la montaña de Machu Picchu, aunque la niebla no deje ver la ciudadela, resulta una excursión mágica

Los guanacos pastan en la plaza principal de Machu Picchu, y tambien se encaraman a las terrazas de viviendas

Los guanacos pastan en la plaza principal de Machu Picchu, y también se encaraman a las terrazas de viviendas

Epílogo

El Machu Picchu también ha sido un nudo en nuestro viaje. Un desencuentro entre las espectativas y las realidades. Viajar con niños no es solo slow traveling, no es solo escoger actividades para ellos. Es también encontrarse con momentos donde tus intereses y los de ellas simplemente no coinciden. Momentos donde el cansancio acumulado del viaje surge de la peor manera posible. Momentos donde se produce un choque de egoísmos infantiles, los suyos y los nuestros.

Puede que el Machu Picchu sea el peor lugar del mundo para estar de mal humor. Pero también puede que sea el mejor para darse cuenta de lo necesario que es trabajar temas como la frustración, con las niñas y con nosotros mismos.

 

P1110141

 

Licencia Creative Commons
"Machu Picchu y el oro del inka" por Sin piedras en los bolsillos (familia Bosch-Pérez) se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.
Entradas similares

4 comentarios

  1. Lucy's Gravatar Lucy
    24 de febrero de 2015    

    Impresionantes las imágenes y el relato, y a pesar de las dificultades estáis fantásticos en la foto de família. Un abrazo.

  2. Joan Boada's Gravatar Joan Boada
    24 de febrero de 2015    

    Xose , tot i que no escriguis totes les sensacions se t’entèn tot. Experiències en tots els sentits i per a tots els sentits.

    Machu Pichu és un dels llocs que desitjo amb bogeria poder-hi anar algun dia i segur que les meves percepcions, si hi puc anar, seran similars a les que expliques. Recordo les dues llàgrimes que em varen caure quan varem arribar a les piràmides de Giza a El Caire ja fa anys i també les sensacions molt especials quan dalt de la piràmide de Cichén Itzá al Yucatan, podiam veure la immensa selva que la rodeja.

    Civilitzacions singulars rodejades de misticisme que conflueixen també en el caràcter del Machu Pichu.

    En qualsevol cas, i tot que sembla endevinar-se algun petit conflicte d’interessos amb la Jana i la Bruna al Machu Picchu, com sempre en les fotografies només veiem felicitat.

    Jana una forta abraçada, ja fa dies que no m’expliques res. Bruna un petonas, segur que ja t’has fet gran amb tantes experiències juntes. Silvia i Xose, molts records. Us seguim amb la joia de veure la felicitat que despreneu.

    Una abraçada a tots.

  3. Esther - Donosti's Gravatar Esther - Donosti
    25 de febrero de 2015    

    A mi me pasó un poco como a vosotros… que hay algo en ese lugar pero que no sabes cómo describirlo, cómo ponerlo negro sobre blanco, qué palabras utilizar.
    Y que mas da! eso queda para cada uno no?
    yo diría que es un lugar mágico!

  4. 8 de marzo de 2015    

    Quin relat més maco….i quines fotos! impressionants i imponents. Malgrat l’epíleg esteu fantàstics! M’agrada veure-us. La Jana i la Bruna cada dia més grans, uauuuuuuu!!!!!!!!!! Petons enormes :)

  1. Sin piedras en los bolsillos – La boca del volcán on 30 de abril de 2015 at 15:06

Deja un comentario

Últimos escritos

Últimos comentarios

Escuelas amigas

Escola dels Encats
Escuela pública, Barcelona

Escola Fluvià
Escuela pública, Barcelona

Escola La Llacuna del Poblenou
Escuela pública, Barcelona

Escola Proa
Escuela concertada, Barcelona

Escola el Roure
Escuela libre, Mediona, Barcelona

El blog en tu email

Webs amigas

[un espai per]
Rincón especial de Begonya Samit

CRAEV
Centro de Investigación y Asesoramiento de Educación Viva

Escuela con cerebro
Un espacio de documentación y debate sobre Neurodidáctica

Milanta
Materiales creativos para la educación

Nosaltres 4 viatgem
Una de nuestras fuentes de inspiración

Vailets Hacklab
Trabajando para que los niños sea co-creadores de su futuro

Viure en família
Revista bimensual sobre educación y familia